Nuevas ecuaciones para estimar estatura en población Mexicana contemporánea

En México se cuentan escasos antecedentes de propuestas que permitan estimar la estatura de un individuo a partir de la longitud de sus huesos largos. Uno de estos trabajos fue llevado a cabo por el profesor Santiago Genovés en 1967 de manera prolija y posteriormente en el año 2004 Del Angel y Cisneros realizaron modificaciones al trabajo original.

GENOVES 1967

Figura 1. Los resultados de la importante investigación realizada por el profesor Santiago Genovés (1923-2013) fueron publicados en la Revista Americana de Antropología Física (Am. J. Phys. Anthropol., 26: 67–77). Con la demarcación de objetivos de investigación como los sustentados en los estudios de Genovés se dio inicio en México por el interés de formar colecciones de esqueletos humanos de la época contemporánea.

Una investigación realizada por Menéndez y colaboradores (2011) ha demostrado que el modelo de regresión lineal construido por Del Angel y Cisneros en el 2004 es un modelo determinístico y no-probabilístico (los valores residuales son igual a cero) debido a que utilizaron los datos de las estaturas calculadas y no las reales o antropométricas. Tomando en cuenta que los modelos de regresión lineal son verificados mediante supuestos contrastados a partir de los residuos, los resultados que se obtienen a partir de las modificaciones propuestas por Del Angel y Cisneros (2004) pueden no ser del todo válidos.

Adicionalmente, Menéndez y colaboradores (2011) mencionan que al asumir algún cambio en la composición de la talla de la población Mexicana en los últimos años, de igual manera al utilizar las tablas de Genovés (1967) pueden obtenerse resultados no deseables, particularmente en la gente de talla media y alta.

En una investigación recientemente presentada por Antinea Menéndez Garmendia como tesis de la Maestría en Antropología Física de la Línea de Especialización en Bioarqueología y Antropología Forense que coordina la Dra. Lourdes Márquez Morfín en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, se ha discutido la falta de colecciones esqueléticas humanas de la época contemporánea con estatura documentada, al mismo tiempo ha sido diseñada una metodología específica para la adquisición de mediciones osteométricas en cadáveres humanos.

Figura 2. Procedimientos técnicos para la medición de los huesos largos, (a) las regiones anatómicas, cortes y direcciones en articulaciones, (b) cortes y la dislocación de las estructuras disecados y (c) procedimiento de medición (Menéndez et al., 2014).

Figura 2. Procedimientos técnicos para la medición de los huesos largos, (a) las regiones anatómicas, cortes y direcciones en articulaciones, (b) cortes y la dislocación de las estructuras disecados y (c) procedimiento de medición (Menéndez et al., 2014).

Con todo lo anterior, en la tesis intitulada: ¿Por qué y para qué medir a alguien? Disertación y propuesta de fórmulas para estimar estatura en población mexicana, la Mtra. Menéndez Garmendia propone nuevas tablas para el cálculo de la estatura a partir de los huesos largos y cuya aplicación en el ámbito de la Antropología Forense puede considerarse un aporte de especial importancia; principalmente, debido al tratamiento estadístico riguroso que se ha dado a los datos y el esfuerzo para la adquisición de medidas que puedan ser utilizadas en casos de población mexicana contemporánea.

Tabla 1. Resultados del modelo regresión simple de los mínimos cuadrados para la estatura con húmero, fémur y tibia para femeninos y masculinos de población mexicana contemporánea. R=Coeficiente de correlación, p=significancia, R2=Coeficiente de determinación, F=Estadístico de Fisher, β0=constante, β1=coeficiente, SE(y)=errores estándar (Tomada de Menéndez, 2014).

Tabla 1. Resultados del modelo regresión simple de los mínimos cuadrados para la estatura con húmero, fémur y tibia para femeninos y masculinos de población mexicana contemporánea. R=Coeficiente de correlación, p=significancia, R2=Coeficiente de determinación, F=Estadístico de Fisher, β0=constante, β1=coeficiente, SE(y)=errores estándar (Tomada de Menéndez, 2014).

Las nuevas ecuaciones de regresión lineal para predecir estatura a partir de la medida de los huesos largos en población mexicana contemporánea pueden enunciarse de la siguiente manera:

Masculinos
Estatura= 51.6404 + 3.5756 (húmero) +/- 4.10 cm
Estatura= 58.5371 + 2.4211 (fémur)    +/- 4.51 cm
Estatura= 62.1694 + 2.7730 (tibia)       +/- 3.80 cm

Femeninos
Estatura= 29.2104 + 4.2294 (húmero) +/- 5.42 cm
Estatura= 25.7316 + 3.1379 (fémur)    +/- 4.77 cm
Estatura= 51.5941 + 3.0067 (tibia)       +/- 5.89 cm

REFERENCIA: Menéndez Garmendia, G. Antinea. ¿Por qué y para qué medir a alguien? Disertación y propuesta de fórmulas para estimar estatura en población mexicana. [Tesis]. México: Escuela Nacional de Antropología e Historia, 2014. México.

La tesis puede ser descargada dando clic aquí [PDF]

CITAS RELACIONADAS:

Del Angel, A. y Cisneros B.H. Technical note: Modification of regression equations used to estimate stature in Mesoamerican skeletal remains. American Journal of Physical Anthropology, 2004 125:264-265. [IR]

Genovés, S. Proportionality of the long bones and their relation to stature among Mesoamericans. American Journal of Physical Anthropology, 26 (1): 67-78. [IR]

Menéndez, A., Gómez-Valdés, J. y Sánchez-Mejorada, G. Comparación de ecuaciones de regresión lineal para estimar estatura en restos óseos humanos en población mexicana. Antropo, 2011 25:11-21. [IR]

Menéndez Garmendia, A., Gómez-Valdés, J. A., Hernández, F., Wesp, J. K. and Sánchez-Mejorada, G., Long Bone (Humerus, Femur, Tibia) Measuring Procedure in Cadavers. Journal of Forensic Sciences. 2014 59(5):1325-1329. [IR]

Análisis de funciones discriminantes para la evaluación de sexo en la mandíbula: muestra de la población mexicana contemporánea

Con el objetivo de generar metodologías antropológicas-forenses en población mexicana, se ha elaborado un nuevo estudio que permite evaluar el sexo en la mandíbula mediante funciones discriminantes; en el cual, se demuestra la importancia de la especificidad de las características morfológicas entre muestras al momento de aplicar funciones discriminantes.

En este trabajo Eliasib Alvarez Villanueva, de la Licenciatura en Antropología de la Universidad de Guadalajara y colaborador del Laboratorio, ha analizado dos muestras de individuos pertenecientes a la población mexicana de la época contemporánea; la primera pertenece a la Colección-UNAM del Laboratorio de Antropología Física del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México y la segunda al cementerio de la comunidad de Santa María Xigui, Alfajayucan, Hidalgo (Página de Facebook).

Figura 1. Proceso de obtención de muestras en el Panteón de Nuestro Señor San Isidro Labrador, Santa María Xigui, Hidalgo. Con la colaboración de las personas de la comunidad eran exhumadas las sepulturas. Los antropólogos realizaban, además de las labores de exhumación, entrevistas para la obtención de datos generales de los esqueletos. Los análisis osteológicos fueron realizados en un laboratorio de campo.

Figura 1. Proceso de obtención de medidas en el Panteón de Nuestro Señor San Isidro Labrador, Santa María Xigui, Hidalgo. Con la colaboración de las personas de la comunidad eran exhumadas las sepulturas. Los antropólogos realizaban, además de las labores de exhumación, entrevistas para la obtención de datos generales de los esqueletos. Los análisis osteológicos fueron realizados en un laboratorio de campo.

Los resultados obtenidos mostraron que en ambas series los hombres tienen mayores dimensiones mandibulares con excepción del ángulo mandibular; para esta variable las mujeres presentaron mayor ángulo. Con respecto al análisis de componentes principales (PCA1 y PCA2) es posible apreciar, que los individuos masculinos de Santa María Xigui se ubican, mayoritariamente, hacia los valores positivos de la PC1 y negativos de la PC2 caracterizados por poseer una mayor anchura bigoniaca y bicondílea, es decir, una mayor eversión de la parte posterior de las ramas mandibulares, así mismo, en estos sujetos el cuerpo mandibular es corto y la rama baja. Por su parte, las mujeres de Santa María Xigui, se separan del sexo masculino ubicándose hacia el centro de la primera componente principal (PC1) y hacia los valores negativos de la segunda (PC2), las cuales no presentan la amplitud en anchura de la parte posterior de la mandíbula, pero conservan los cambios relativos a la altura de la rama y longitud del cuerpo. Hacia los valores negativos de la PC1 y positivos de la PC2 se ubican, mayoritariamente, los casos femeninos de la Ciudad de México. Mismos que presentan un cambio en cuanto a la variación de la rama y del cuerpo, siendo estas de mayor altura y longitud. Adicionalmente, disminuye la anchura tanto bicondilar como entre los gonions. Por último, es posible apreciar que el sexo masculino de la Ciudad de México, prácticamente cubre la totalidad de la variación dada por los tres grupos antes mencionados, es decir, masculino y femenino de Xigui y femeninos de la Ciudad de México. Esto puede ser entendido, debido a que en este grupo existen individuos con alta variedad en tamaño sin que se involucren regiones mandibulares particulares, es decir, que no implica que sean de mayor tamaño en general, pero tampoco se observa la presencia de un cambio de tamaño regionalizado.

Figura 2. Gráfico de dispersión de las dos primeras componentes principales que representan la variación acumulada de las variables mandibulares originales. Variabilidad acumulada PC1=41.1% y PC2=17.6%. PC1 se comporta como un promedio ponderado de todas las variables originales pudiendo considerarse como reflejo de la variación dada por el tamaño en general, aunque las anchuras bocindilar, bigonial y la atura de la sínfgisis tienen una contribución mayor; mientras que la PC2 explica los cambios relacionados a la altura de la rama, la longitud del cuerpo y la anchura condilar. Círculo sólido color negro=Masculino México; Cuadrado sólido color rosa=Femenino México; Cuadrado sin relleno color azul=Masculino Xigui y Círculo sin relleno color morado=Femenino de Xigui.

Figura 2. Gráfico de dispersión de las dos primeras componentes principales que representan la variación acumulada de las variables mandibulares originales. Variabilidad acumulada PC1=41.1% y PC2=17.6%. PC1 se comporta como un promedio ponderado de todas las variables originales pudiendo considerarse como reflejo de la variación dada por el tamaño en general, aunque las anchuras bocindilar, bigonial y la atura de la sínfgisis tienen una contribución mayor; mientras que la PC2 explica los cambios relacionados a la altura de la rama, la longitud del cuerpo y la anchura condilar. Círculo sólido color negro=Masculino México; Cuadrado sólido color rosa=Femenino México; Cuadrado sin relleno color azul=Masculino Xigui y Círculo sin relleno color morado=Femenino de Xigui.

De igual forma se aplicó la prueba t– test de Relethford y Hodges con el objetivo de evaluar las diferencias en el grado de dimorfismo sexual, presentando la muestra de Xigui mayores diferencias, las cuales se caracterizaron por poseer mentones altos, largos y anchos así como mandíbulas más largas.

En consecuencia, se generaron cuatro ecuaciones discriminantes específicas para cada población (Tabla 1). Obteniendo porcentajes que van del 76.4% a 84% de asignación correcta para la Colección-UNAM, mientras para el caso de Xigui los porcentajes van del 79% al 84%.

La tesis representa un gran aporte en el proceso de identificación humana en contextos forenses.

Tabla 1. Se muestra el resultado de las 4 funciones discriminantes para la Colección-UNAM y Santa María Xigui. Se observa  el valor de las variables para cada una de las funciones, así como el punto de corte y su porcentaje de asignación correcta.

Tabla 1. Se muestra el resultado de las cuatro funciones discriminantes (F) para la Colección-UNAM y Santa María Xigui. Se observa el valor de las variables para cada una de las funciones, así como el punto de corte y su porcentaje de asignación correcta. Variables mandibulares: *HML= altura del cuerpo mamdibular, * **WRK = Anchura mínima de la rama, * **MRL= Anchura máxima de la rama, * **GNI= Altura de la sínfisis, MFA=Distancia entre el foramen mental con el tubérculo mentoniano, * **CDL= Anchura bicondilar, * **TML= Grosor del cuerpo mandibular, * **GOG= Anchura bigonial, GGN= Distancia directa de gonion a gnation, FBB= Distancia entre el foramen mental y el borde basal de la mandíbula, * **XRL=Altura máxima de la rama, * **MLT= Longitud mandibular. * Medidas incluidas en standards for data collection from human skeletal remains. ** Medidas incluidas en Forensic Anthropology Data Bank.

Entrada escrita por: Eliasib Álvarez Villanueva.

Referencia: Álvarez, Eliasib. Funciones discriminantes para la evaluación del sexo en la mandíbula: análisis de dos muestras pertenecientes a la población mexicana contemporánea (Ciudad de México y Santa María Xigui, Hidalgo). [Tesis]. México: Universidad de Guadalajara, 2014.

La tesis puede ser descargada dando clic aqui [PDF].

Clasificación de fracturas del anillo pélvico: aplicación a casos forenses

Báez-Molgado, S., Bartelink, E. J., Jellema, L. M., Spurlock, L. and Sholts, S. B. (2014), Classification of Pelvic Ring Fractures in Skeletonized Human Remains. Journal of Forensic Sciences (Early View).

JOFS BANNERLa nota técnica publicada en el Journal of Forensics Sciences Clasification of pelvic ring fractures in skeletonized human remainsintenta por primera vez proponer un protocolo que estandarice el estudio de las fracturas del anillo pélvico en restos óseos. Anteriormente la biomecánica y comportamiento de este tipo de lesiones por vehículo de motor (colisiones carro-carro y/o carro-peaton) solo se había estudiado desde las perspectiva clínica.

Se analizaron un total de 22 fracturas del anillo pélvico de dos colecciones osteológicas, la Colección-UNAM del Laboratorio de Antropología Física del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Hamman-Todd Collection del Cleveland Museum of Natural History. Ambas son colecciones de referencia de población moderna. En algunos de los casos la causa de muerte por vehículo de motor estaba documentada, cuando no se tuvo documentación que precisara el origen de la fractura, se infirió que la muerte ocurrió sobre un hecho similar debido a la similitud y el patrón característico de las lesiones observadas en los huesos que forman la cintura pélvica.

La estandarización de las fracturas pélvicas en restos óseos propone que se deben cumplir tres condiciones:

 1) Que la fractura del anillo pélvico pueda agruparse de acuerdo a la clasificación de estabilidad/inestabilidad de la cintura propuesta por Marvin Tile (1988) (Figura 1).

 2) Que se pueda inferir la reconstrucción biomecánica de la fractura de acuerdo al mecanismo de la lesión desarrollado por Young y Burgess (1987).

 3) Que las lesiones observadas presenten características de lesiones hechas sobre el hueso fresco y sea posible diferenciarlas de los daños postmortem. Este hecho es fundamental para tener un correcto diagnóstico y poder relacionar las fracturas con la causa y modo de muerte. Debido a que la estructura de las cintura pélvica involucra más hueso trabecular que cortical, la característica de la lesión sobre el hueso trabecular “fresco” facilito el análisis/diagnóstico de las fracturas con intervalo perimortem (Figura 2).

El conjunto de estas tres circunstancias permite un correcto estudio en este tipo de lesiones. La muestra que se utilizó abarcó desde las fracturas mas simples, Tile tipo “A” hasta las mas complejas Tile tipo “C”, las cuales presentaron características consistentes con las fracturas ocasionadas por accidentes con vehículo de motor donde no solo se involucra la cintura pélvica sino otros elementos óseos especialmente cuando son colisiones carro-peatón.

Figura 1.- El caso UNAM-FAC.MED-110 se observó una fractura del anillo pélvico de Tile tipo B (con estabilidad vertical e inestabilidad rotacional), se afectó en la parte posterior el complejo sacro iliaco izquierdo y en la parte anterior izquierda de la sínfisis. Tal vez una fuerza de compresión lateral e ipsilateral fue la que ocasionó esta lesión.  Figura 2.- El sacro que generalmente involucra las fracturas del anillo pélvico  se compone principalmente de hueso trabecular.  En la figura se observa una fractura incompleta posiblemente ocasionada por una colisión carro-peatón.  La fuerza al momento del impacto originó grietas, astillas, doblez tipo bisagra y fragmentos unidos al hueso, todas ellas lesiones características que se forman cuando el hueso aun conserva las propiedades de tejido vivo.

Figura 1.- El caso UNAM-FAC.MED-110 se observó una fractura del anillo pélvico de Tile tipo B (con estabilidad vertical e inestabilidad rotacional), se afectó en la parte posterior el complejo sacro iliaco izquierdo y en la parte anterior izquierda de la sínfisis. Tal vez una fuerza de compresión lateral e ipsilateral fue la que ocasionó esta lesión.
Figura 2.- El sacro que generalmente involucra las fracturas del anillo pélvico se compone principalmente de hueso trabecular. En la figura se observa una fractura incompleta posiblemente ocasionada por una colisión carro-peatón. La fuerza al momento del impacto originó grietas, astillas, doblez tipo bisagra y fragmentos unidos al hueso, todas ellas lesiones características que se forman cuando el hueso aun conserva las propiedades de tejido vivo.

Los ejemplos y las descripciones presentados en este artículo pueden observarse con mayor detalle en la meta base de datos www.forost.org

Por: Socorro Báez, Department of Anthropology, Texas State University, San Marcos, TX.

Procedimiento para la medición de huesos largos (húmero, fémur y tibia) en cadáveres humanos

JOFS BANNER

Menéndez Garmendia, A., Gómez-Valdés, J. A., Hernández, F., Wesp, J. K. and Sánchez-Mejorada, G. (2014), Long Bone (Humerus, Femur, Tibia) Measuring Procedure in Cadavers. Journal of Forensic Sciences, 59: 1325–1329.

Debido a la falta, en México, de una colección esquelética con datos de estatura que permita actualizar los estándares para la reconstrucción de la talla de un sujeto, Antinea Menéndez Garmendia del Posgrado en Antropología Física de la Escuela Nacional de Antropología e Historia y sus colaboradores del Laboratorio de Antropología Física del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la UNAM; han realizado una validación de los procedimientos que permiten la adquisición de mediciones cadavéricas que son comparables a las obtenidas cuando los huesos se encuentran en estado árido.
Esta propuesta, permitirá la obtención de una base de datos de estatura y segmentos corporales para formular ecuaciones de regresión lineal que permitan estimar la talla en esqueletos de personas pertenecientes a la población mexicana contemporánea.
El trabajo publicado en Journal of Forensic Sciences representa un importante esfuerzo en el ámbito de la identificación humana, en el cual, el Laboratorio de Antropología Física de la UNAM ha sido un referente de la investigación nacional.

Figura 1. procedimientos técnicos para la medición de los huesos largos, (a) las regiones anatómicas, cortes y direcciones en articulaciones, (b) cortes y la dislocación de las estructuras disecados y (c) procedimiento de medición.

Figura 1. procedimientos técnicos para la medición de los huesos largos, (a) las regiones anatómicas, cortes y direcciones en articulaciones, (b) cortes y la dislocación de las estructuras disecados y (c) procedimiento de medición.

Implicaciones del proceso de mestizaje en la estimación del color de la piel mediante análisis molecular

logo.plos.95Cerqueira CCSd, Hünemeier T, Gómez-Valdés J, Ramallo V, Volasko-Krause CD, Leal A, Vargas-Pinilla A, Ciconet R, Longo D, Rothhammer F, Bedoya G, Canizales-Quinteros S, Acuña-Alonzo V, Gallo C, Poletti G, González-José R, Salzano F, Callegari-Jacques M, Schuler-Faccini L, Ruiz-Linares A and Bortolini MC for CANDELA (Consortium for the Analysis of the Diversity and Evolution of Latin America). Implications of the Admixture Process in Skin Color Molecular Assessment. PLoS ONE 2014; 9(5): e96886.

Un grupo de investigadores que forman parte del Consorcio para el Estudio de la Evolución y Diversidad de Latinoamérica (Proyecto CANDELA) han publicado un artículo en el cual se demuestra la importancia de considerar la historia de cada población en la selección de un conjunto adecuado de polimorfismos genéticos que puedan ser de utilidad como predictores de fenotipos.
En el trabajo, que ha sido publicado en la revista PLoS ONE, se han analizando dos poblaciones mestizas de Brasil: Gauchos del estado Rio Grande do Sul y Baianos del estado de Bahia, y que poseen historias geográficas y de colonización diferentes.
De esta manera, el Dr. Caio Cerqueira y sus colaboradores han logrado identificar cuatro marcadores genéticos que se asociaron con el color de la piel (índice de melanina), pero sólo dos de éstos (SLC24A5 rs1426654, y SLC45A2 rs16891982) presentan un valor de significancia estadísticamente confiable. Por lo cual, de manera preliminar, los autores consideran que en contextos de investigación forense y cuando se trata de poblaciones de origen latinoamericano, estos dos polimorfismos genéticos deben ser considerados relevantes si se trata de predecir el color de la piel a partir de un análisis molecular.
Todo lo anterior cobra importancia debido a que algunos marcadores genéticos tradicionalmente empleados con dichos fines y que se encuentran asociados al color de la piel en poblaciones europeas no están asociadas con el índice de melanina en las muestras de las poblaciones brasileñas que se han estudiado.

CANDELA

 

Las vías de señalización del gen FGFR1 están asociadas con la magnitud en la integración morfológica de la cabeza humana

Hünemeier, T., Gómez-Valdés, J., De Azevedo, S., Quinto-Sánchez, M., Passaglia, L., Salzano, F. M., Sánchez-Mejorada, G., Alonzo, V. A., Martínez-Abadías, N., Bortolini, M.-C. and González-José, R. (2014), FGFR1 signaling is associated with the magnitude of morphological integration in human head shape. Am. J. Hum. Biol 26(2): 164–175.

Con la intención de probar si un polimorfismo genético puede estar asociado con los patrones de variación/covariación de la cabeza, un grupo de investigadores latinoamericanos y españoles realizaron un estudio donde se evalúa, mediante el análisis de morfometría geométrica tres-dimensional, el rol que tiene la mutación rs4647905:G>C del gen FGFR1 en el patrón y el nivel de integración de la cabeza en personas que no padecen ningún tipo de afectación patológica.
En el trabajo se han obtenido resultados que muestran que los individuos portadores del alelo derivado del rs4647905:G>C presentan mayores niveles de integración morfológica de la cabeza, especialmente en las estructuras faciales y en el espacio de la forma que se elimina explícitamente la parte modular de la covariación.
Este trabajo pionero, y que ha sido publicado en la revista American Journal of Human Biology, ha dejado la puerta abierta para el desarrollo de trabajos posteriores que permitan entender no solo los cambios que ocurren en el tamaño y la forma debido a la presencia de una mutación, sino estudiar desde una aproximación más refinada, los patrones de integración, modularidad, canalización y estabilidad en el desarrollo de fenotipos complejos; procesos en los cuales la evolución ha jugado un papel fundamental.

HUNEMEIER ET AL 2013 FIGURE FGFR1

Diagramas de dispersión de la regresión de mínimos cuadrados (PLS) de las matrices de variación de la forma de la cara y del neurocráneo. Cada genotipo CC, GC y GG se identifican con elipses al 90% de confianza. Los polígonos representan los cambios del módulo facial (parte superior) y del neurocráneo (parte inferior) y que se encuentran asociados a los desplazamientos a través de las PLS. Adicionalmente se ilustran los Morphs superficiales que representan los cambios en la forma de la cabeza (en vista frontal y superior) relacionadas a los cambios que ocurren al modelar linealmente la covarianza entre los módulos craneales (AJHB).

Las hipótesis que asocian los rasgos faciales a la agresión no tienen respaldo científico

banner plosone

Citation: Gómez-Valdés J, Hünemeier T, Quinto-Sánchez M, Paschetta C, de Azevedo S, González MF, Martínez-Abadías N, Esparza M, Pucciarelli HM, Salzano FM, Bau CHD, Bortolini MC, González-José R. (2013) Lack of Support for the Association between Facial Shape and Aggression: A Reappraisal Based on a Worldwide Population Genetics Perspective. PLoS ONE 8(1): e52317.

El número de piratas ha disminuido desde el Siglo XVIII, en simultáneo con el aumento de la temperatura global. Dicho de otro modo, existe una relación inversa entre el número de piratas en el planeta, y el aumento de la temperatura global .  Este hecho científicamente demostrable (Figura 1) puede explicarse de al menos tres maneras:

  • a) Los piratas no se han adaptado al aumento de la temperatura, y la Selección Natural los ha eliminado de la faz de la tierra (tal como los dinosaurios no se adaptaron a las condiciones generadas por el impacto de un meteorito a fines del Mesozoico).
  • b) La correlación es mera coincidencia. La relación entre dos variables cualquiera puede ser positiva (cuando aumenta una, aumenta la otra), negativa (cuando aumenta una disminuye la otra) o nula (no importa que pase con una variable, la otra aumenta o disminuye).  Así, dos variables pueden estar asociadas meramente por azar.
  • c) Existe una tercera variable que explica la asociación entre las dos variables estudiadas. Por ejemplo, la Revolución Industrial generó un aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que genera un aumento de la temperatura, y al mismo tiempo desencadena una serie de transformaciones económicas y políticas que hacen de la piratería una actividad inviable.

De las tres explicaciones posibles, la primera es una explicación llamada “adaptacionista”. Este tipo de enfoques, donde el rol de la Selección Natural y la adaptación se asumen, en lugar de comprobarse científicamente, ha sido importante en la historia de la Biología. Más aún, cuando las explicaciones adaptacionistas se han aplicado a los comportamientos y la “moralidad” de las sociedades humanas, ello ha tenido implicancias importantes.

Gomez Valdes et al_Press Release Figure 1


Figura 1. Ejemplo de correlación espuria: descenso en el número de piratas asociado al aumento de la temperatura global.
Tomado del blog: “Church of the Flying Spaghetti Monster” (http://www.venganza.org/about/open-letter/).

No hay dudas de que la genética y a Selección Natural tienen un papel central en el comportamiento humano, tanto como en cualquier otra característica compleja como por ejemplo la respuesta inmunológica o la habilidad física para practicar deportes. Sin embargo, cuando la ciencia intenta explicar los mecanismos involucrados en fenómenos complejos, siempre es necesaria una evaluación cuidadosa, caso a caso, y sin aceptar la simple presencia de una asociación estadística como prueba de relación causa-efecto o también llamadas correlaciones espurias. Este reduccionismo  ha sido criticado desde la formulación misma de la estadística moderna con Karl Pearson y Ronald Fisher  (ver referencias) bajo la idea “la correlación no implica causalidad”. De lo contrario, fácilmente se puede incurrir en errores groseros que, de manera simplista, sobrevaloran el papel de factores aparentemente relacionados, pero que sólo son asociaciones casuales, como en el ejemplo de la extinción de los piratas y el cambio climático global.

Recientemente, una serie de artículos científicos han pretendido demostrar que un rasgo facial en particular (la relación entre el ancho y la altura de la cara) predice si un varón desplegará conductas poco éticas. A partir de estudios experimentales realizados en jugadores de hockey sobre hielo y en estudiantes universitarios, se aseveró que los varones con caras más anchas en relación a la altura eran percibidos por los demás como más anti-éticos y se demostró que tenían tendencia a hacer trampa en un juego de dados. Pero, ¿cómo habría evolucionado entonces este comportamiento? Los autores especularon que la supuesta relación entre estos rasgos faciales y el comportamiento anti-ético podrían haber sido seleccionados en combinación con rasgos seleccionados sexualmente como la agresión y la dominancia. Así, si las mujeres habrían preferido a los hombres dominantes, lo que explicaría la correlación entre algunos rasgos faciales y el comportamiento anti-ético.

En otras palabras, los autores sugieren que esta forma facial habría estado sometida a Selección Sexual, tal como la cola de los pavos reales es un atributo que los machos despliegan para atraer hembras y es favorecido por la Selección (las colas grandes y vistosas resultan más efectivas que las pequeñas y poco coloridas).

Sin embargo, la correlación entre la anchura/altura facial y el comportamiento anti-ético no necesariamente implica que algunas personas nacen anti-éticas, como se menciona en varios artículos recientes. Las correlaciones encontradas son muy débiles y explican una proporción de variabilidad comportamental bajísima.

No obstante ello, dadas las interpretaciones socialmente peligrosas que se puede dar a estas hipótesis, es fundamental evaluarlas con todas las herramientas disponibles. El principal problema con las hipótesis adaptacionistas es que son muy fáciles de postular, pero es más complicado ponerlas a prueba. Un equipo de investigadores Argentinos, Brasileros, Españoles y Mexicanos coordinado por Rolando González-José (CENPAT-CONICET) y Jorge Gómez-Valdés (UNAM, México) y entre los cuales se cuentan investigadores de renombre como Francisco Mauro Salzano (UFRGS) y Héctor Mario Pucciarelli (UNLP-CONICET) acaba de publicar un artículo en la revista PLoS ONE que apunta a evaluar la hipótesis adaptativa que postula que los hombres con caras anchas en relación a la altura han tenido más éxito reproductivo que la media. Para ello, se centraron en las predicciones básicas que la Genética de Poblaciones postula para un rasgo sometido a Selección Sexual: el rasgo debe ser dimórfico, esto es, diferir entre hombres y mujeres (tal como el plumaje en los pavos reales), y además, debe verificarse que los hombres presentando el rasgo han logrado tener más descendencia. Como era de esperar, ninguno de esos resultados se cumplió, aun cuando fueron evaluadas 94 poblaciones humanas de todo el mundo, de diferentes contextos culturales, estilos de vida y organización social. El rasgo facial en cuestión no presenta dimorfismo sexual (no difiere entre hombres y mujeres) y los varones con mayores valores para ese rasgo no dejan más descendencia. Por otro lado, se encontró que los hombres con caras anchas en relación a la altura tampoco tienden a presentar comportamientos más agresivos, como demuestra un análisis comparativo de reos condenados por delitos de diverso grado de belicosidad (Figura 2).

Gomez Valdes et al_Press Release Figure 2


Figura 2. A principios del siglo XX el naturalista Nicolás León integró en la penitenciaría de Lecumberri, también llamado El Palacio Negro, una oficina de identificación antropométrica criminal. Los cráneos y fotografías de cada uno de los criminales estudiados por Nicolás León se encuentran actualmente en el Museo Nacional de Antropología de México. Sobre la imagen se superpusieron las dos medidas (anchura facial y altura facial) utilizadas para construir el índice fWHR (cociente anchura/altura facial). Imagen por cortesía de José Concepción Jiménez, archivo de la Dirección de Antropología Física del INAH, México.

Desde mediados del siglo XIX, ha habido un interés recurrente en predecir las cualidades morales de un individuo a partir de su aspecto físico. Este determinismo biológico respaldó al movimiento eugenista, que buscó mejorar la especie humana a través de la esterilización de criminales, minorías étnicas y enfermos mentales. El que los criminales (cuya condición era, para este autor, innata) podían diferenciarse de los no criminales gracias a une serie de atributos físicos supuestamente primitivos.

Fue la misma biología poblacional la que derribó estas creencias demostrando que aspectos como el comportamiento y la moralidad no están ligados de manera determinada e inmutable a la información genética de los individuos, sino que se trata de “fenotipos” súper plásticos y capaces de ser moldeados mediante la educación y el contexto socio cultural. No obstante, es recurrente que estas ideas afloren cada tanto en la literatura científica. En los tiempos que corren, estos viejos postulados surgen de algunas escuelas de Negocios y de Psicología Laboral. Las implicancias sociales y políticas que pueden tener la publicación de hipótesis adaptativas sin la debida contrastación son vastas, y generan un aumento del prejuicio racial, los casos de discriminación, y la intolerancia.

Fuentes:
Fisher RA (1919) XV.—The Correlation between Relatives on the Supposition of Mendelian Inheritance. Transactions of the Royal Society of Edinburgh,  52 (02): 399-433.
Gómez-Valdés J, Hünemeier T, Quinto-Sánchez M, Paschetta C, de Azevedo S, González MF, Martínez-Abadías N, Esparza M, Pucciarelli HM, Salzano FM, Bau CHD, Bortolini MC, González-José R (2013) Lack of support for the association between facial shape and aggression: a reappraisal based on a worldwide population genetics perspective. PLoS ONE 8(1): e52317.
Haselhuhn MP, Wong EM (2012) Bad to the bone: facial structure predicts unethical behaviour. Proc R Soc B 279: 571–576.
Pearson K (1897) Mathematical contributions to the theory of evolution: On a form of spurious correlation which may arise when indices are used in the measurement of organs. Proceedings of the Royal Society of London, 60, 489–498.

LIGAS DE INTERÉS
Pesquisa Fapesp: A Maldade não tem cara [ir]
O crânio subvertido: Estudo de pesquisadores ibero-americanos contesta trabalhos que associam a largura da face do homem a comportamentos antiéticos e agressivo.

REOS FIGURA 1CENPAT – UNLP: Queda descartado juzgar por las apariencias [ir]
Es una práctica casi tan antigua como la humanidad. Sin embargo, un grupo de investigadores demostró que la fisionomía y los rasgos de carácter no están relacionados de ninguna manera.

BBC mundo: Lo que dice nuestro rostro sobre nosotros [ir] En los últimos años se han publicado diversos estudios que sugieren una relación entre la forma de la cara y la personalidad. En particular, varias universidades estadounidenses realizaron investigaciones que muestran que los hombres con caras más anchas tienden a ser más agresivos.

Science-daily: No Link Found Between Facial Shape and Aggression [ir] There is not significant evidence to support the association between facial shape and aggression in men, according to a study published by the journal PLoS ONE.

La Jornada: Desmienten relación entre rasgos faciales y conducta agresiva [ir] Equipo liderado por el argentino Rolando Gozález-José y el mexicano Jorge Gómez-Valdés descarta sustento científico a hipótesis estadunidense que revive la frenolgía.

Síntesis-VOX: ¿Cara de criminal? [ir]
¿Se puede identificar un criminal por características de su cara? ¿Existe algo así como una cara de criminal?

 Televisión Española: La ciencia ha rebatido una de las teorías más extendidas; que los hombres con la cara ancha son más agresivos. [ir] Para ello han analizado 5mil cráneos. Entre los investigadores del equipo internacional que ha elaborado el estudio, hay dos científicas de la Universidad de Barcelona.  (Telediario-21 horas – 04/03/13; minuto 39:35).