Clasificación de fracturas del anillo pélvico: aplicación a casos forenses

Báez-Molgado, S., Bartelink, E. J., Jellema, L. M., Spurlock, L. and Sholts, S. B. (2014), Classification of Pelvic Ring Fractures in Skeletonized Human Remains. Journal of Forensic Sciences (Early View).

JOFS BANNERLa nota técnica publicada en el Journal of Forensics Sciences Clasification of pelvic ring fractures in skeletonized human remainsintenta por primera vez proponer un protocolo que estandarice el estudio de las fracturas del anillo pélvico en restos óseos. Anteriormente la biomecánica y comportamiento de este tipo de lesiones por vehículo de motor (colisiones carro-carro y/o carro-peaton) solo se había estudiado desde las perspectiva clínica.

Se analizaron un total de 22 fracturas del anillo pélvico de dos colecciones osteológicas, la Colección-UNAM del Laboratorio de Antropología Física del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Hamman-Todd Collection del Cleveland Museum of Natural History. Ambas son colecciones de referencia de población moderna. En algunos de los casos la causa de muerte por vehículo de motor estaba documentada, cuando no se tuvo documentación que precisara el origen de la fractura, se infirió que la muerte ocurrió sobre un hecho similar debido a la similitud y el patrón característico de las lesiones observadas en los huesos que forman la cintura pélvica.

La estandarización de las fracturas pélvicas en restos óseos propone que se deben cumplir tres condiciones:

 1) Que la fractura del anillo pélvico pueda agruparse de acuerdo a la clasificación de estabilidad/inestabilidad de la cintura propuesta por Marvin Tile (1988) (Figura 1).

 2) Que se pueda inferir la reconstrucción biomecánica de la fractura de acuerdo al mecanismo de la lesión desarrollado por Young y Burgess (1987).

 3) Que las lesiones observadas presenten características de lesiones hechas sobre el hueso fresco y sea posible diferenciarlas de los daños postmortem. Este hecho es fundamental para tener un correcto diagnóstico y poder relacionar las fracturas con la causa y modo de muerte. Debido a que la estructura de las cintura pélvica involucra más hueso trabecular que cortical, la característica de la lesión sobre el hueso trabecular “fresco” facilito el análisis/diagnóstico de las fracturas con intervalo perimortem (Figura 2).

El conjunto de estas tres circunstancias permite un correcto estudio en este tipo de lesiones. La muestra que se utilizó abarcó desde las fracturas mas simples, Tile tipo “A” hasta las mas complejas Tile tipo “C”, las cuales presentaron características consistentes con las fracturas ocasionadas por accidentes con vehículo de motor donde no solo se involucra la cintura pélvica sino otros elementos óseos especialmente cuando son colisiones carro-peatón.

Figura 1.- El caso UNAM-FAC.MED-110 se observó una fractura del anillo pélvico de Tile tipo B (con estabilidad vertical e inestabilidad rotacional), se afectó en la parte posterior el complejo sacro iliaco izquierdo y en la parte anterior izquierda de la sínfisis. Tal vez una fuerza de compresión lateral e ipsilateral fue la que ocasionó esta lesión.  Figura 2.- El sacro que generalmente involucra las fracturas del anillo pélvico  se compone principalmente de hueso trabecular.  En la figura se observa una fractura incompleta posiblemente ocasionada por una colisión carro-peatón.  La fuerza al momento del impacto originó grietas, astillas, doblez tipo bisagra y fragmentos unidos al hueso, todas ellas lesiones características que se forman cuando el hueso aun conserva las propiedades de tejido vivo.

Figura 1.- El caso UNAM-FAC.MED-110 se observó una fractura del anillo pélvico de Tile tipo B (con estabilidad vertical e inestabilidad rotacional), se afectó en la parte posterior el complejo sacro iliaco izquierdo y en la parte anterior izquierda de la sínfisis. Tal vez una fuerza de compresión lateral e ipsilateral fue la que ocasionó esta lesión.
Figura 2.- El sacro que generalmente involucra las fracturas del anillo pélvico se compone principalmente de hueso trabecular. En la figura se observa una fractura incompleta posiblemente ocasionada por una colisión carro-peatón. La fuerza al momento del impacto originó grietas, astillas, doblez tipo bisagra y fragmentos unidos al hueso, todas ellas lesiones características que se forman cuando el hueso aun conserva las propiedades de tejido vivo.

Los ejemplos y las descripciones presentados en este artículo pueden observarse con mayor detalle en la meta base de datos www.forost.org

Por: Socorro Báez, Department of Anthropology, Texas State University, San Marcos, TX.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s