Análisis de funciones discriminantes para la asignación sexual en cráneos de la población mexicana contemporánea (Colección-UNAM)

Debido a la necesidad de identificar individuos desconocidos en contextos forenses, las antropólogas físicas Debbie Abrego y Ameyalli Concha, tuvieron como principal objetivo en su trabajo de tesis, el desarrollo de funciones driscriminantes para la estimación del sexo de la población mexicana, a partir de variables del cráneo.

Para ello, tomaron 36 medidas de 113 cráneos pertenecientes a la Colección-UNAM, para finalmente generar cuatro funciones discriminantes con porcentajes de clasificación correcta que van del 79.2 al 89.9%. los cuales son mayores que los obtenidos en otros trabajos (Escorcia, 2008).

La tabla 8 muestra las funciones discriminantes multivariadas (F1, F2, F3 y F4), para la Colección-UNAM, incluye los puntos de corte, porcentajes de asignación por grupos (masculino, femenino) y totales para la estimación sexual.

El presente trabajo es de suma importancia, y que a pesar de que se han generado varias propuestas a partir de elementos del esqueleto postcraneal para la estimación sexual (Spradley, et al., 2011; Duque y Blandón, 2016), el cráneo presenta porcentajes óptimos de clasificación correcta. 

 

LITERATURA RELACIONADA

(2016) Duque Giraldo, Diana y Blandón López, Ximena. Análisis de funciones discriminantes de la patela para determinar dimorfismo sexual en una muestra de población mexicana contemporánea. [dissertation]. Colombia: Universidad de Caldas, 2016.

(2011) Spradley, M. K. and Jantz, R. L. Sex Estimation in Forensic Anthropology: Skull Versus Postcranial Elements. Journal of Forensic Sciences, 56: 289–296.

(2008) Escorcia Hernández, L. Dimorfismo sexual de los esqueletos contemporáneos de Caltimcán, Tasquillo, Hidalgo a partir del análisis discriminante. [Dissertation]. México, Universidad Nacional Autónoma de México.

Recalibración de las ecuaciones de Klales et al. (2012) para la población mexicana contemporánea

Con la intención de contar con metodologías que puedan ser aplicadas para la identificación humana en población mexicana contemporánea; un grupo de investigadores del Laboratorio de Osteología de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, la UNAM y de la Universidad de Mercyhurst en Estados Unidos de Norteamérica, así como también del Equipo Peruano de Antropología Forense realizaron un nuevo estudio sobre la estimación del sexo utilizando rasgos no-métricos (visuales) del hueso púbico.

En los años sesentas del siglo pasado Phenice, T.W. (1969) realizó la descripción de una serie de caracteres (arco ventral, concavidad subpúbica y aspecto medial de la rama isquiopúbica) del pubis; mismos que han permitido con alta precisión estimar el sexo a partir del estudio de restos óseos humanos. Por otra parte, en fechas recientes Alexandra Klales (Klales et al., 2012) estableció una escala de medición ordenando los grados de expresión de cada uno de los rasgos de Phenice (1969) y calculó una ecuación con base al análisis de regresión logística.

pheniceFigura 1. Representación de los tres caracteres descritos por Phenice (1969) para sexar el pubis.

Al aplicar dicha ecuación a dos series esqueléticas de sexo conocido y que pertenecen a la población mexicana contemporánea, fue posible apreciar que sistemáticamente el 100% de las mujeres eran clasificadas como pertenecientes a su sexo, mientas que un porcentaje elevado de hombres fallaron en la clasificación del sexo. Lo anterior, sin importar que procedieran de la Ciudad de México o de Santa María Xigui en Alfajayucan, Hidalgo.

klales-bien

Figura 2. Representación hipotética del sesgo del punto de corte dado por especificad poblacional. Un porcentaje considerable de los individuos masculinos de la población de Xigui y de la Ciudad de México (Colección-UNAM) se encuentran dentro de la distribución de los femeninos de la Colección Hamann-Todd.

Con todo lo anterior, en la investigación que fue recientemente publicada en la prestigiosa revista American Journal of Physical Anthropology fue posible aplicar diversos análisis estadísticos para re-calibrar la ecuación original elevando la clasificación correcta del sexo en población mexicana contemporánea.

La relevancia de esta propuesta metodológica radica en el diagnóstico visual presenta bajo error intra e interobservador, para su aplicación no se requieren prolongados entrenamientos del personal y no es necesario utilizar instrumentales costosos.

REFERENCIAS

Phenice, T. W. (1969) A newly developed visual method of sexing the os pubis. Am. J. Phys. Anthropol., 30: 297–301.

Klales, A. R., Ousley, S. D. and Vollner, J. M. (2012) A revised method of sexing the human innominate using Phenice’s nonmetric traits and statistical methods. Am. J. Phys. Anthropol., 149: 104–114.

Gómez-Valdés JA, Garmendia AM, García-Barzola L, Sánchez-Mejorada G, Karam C, Baraybar JP, and Klales A. Recalibration of the Klales et al. (2012) method of sexing the human innominate for Mexican populations. Am J Phys Anthropol. 2017;00:1–5.

(Full article: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ajpa.23157/full)

 

Estudio de los metacarpos y los metatarsos para la asignación de sexo en la población humana contemporánea mexicana

Dentro del campo de la Antropología Física y Forense, la determinación del sexo es el primer paso que se debe seguir, al momento de realizar el análisis de uno o varios individuos esqueletizados. Es importante mencionar, que los mejores elementos óseos para llevar a cabo esta tarea, son el cráneo y la pelvis (Gómez-Valdés, et al., 2012); no obstante, debido a la cantidad y/o calidad del material se han desarrollado propuestas con diferentes huesos del esqueleto postcraneal.

Acorde a lo anterior, el Mtro. Guillermo Torres realizó su tesis a partir de una muestra de la Colección-UNAM, con el objetivo de desarrollar parámetros estadísticos a partir de análisis métricos de metacarpos y metatarsos; así como de explicar la variabilidad de las características métrico-morfológicas de estos elementos óseos (Torres Ramírez, 2016). Como resultado del análisis métrico y estadístico, se obtuvieron funciones discriminantes, las cuales presentan un porcentaje de clasificación correcta de hasta el 85% para metacarpos y 84% para metatarsos.

tabla-memoEl presente trabajo es relevante, ya que en México no se cuenta con datos reportados en este sentido para población contemporánea; y sobre todo, debido a que reporta, no solamente funciones discriminantes, sino también los puntos de corte para las diversas medidas de cada uno de los huesos tanto del metacarpo como del metatarso.

Figura 2. Registro y técnica de medición de las variables que fueron incluidas en este trabajo. (Medidas para el tercer metacarpo)

Nuevas ecuaciones para estimar estatura en población Mexicana contemporánea

En México se cuentan escasos antecedentes de propuestas que permitan estimar la estatura de un individuo a partir de la longitud de sus huesos largos. Uno de estos trabajos fue llevado a cabo por el profesor Santiago Genovés en 1967 de manera prolija y posteriormente en el año 2004 Del Angel y Cisneros realizaron modificaciones al trabajo original.

GENOVES 1967

Figura 1. Los resultados de la importante investigación realizada por el profesor Santiago Genovés (1923-2013) fueron publicados en la Revista Americana de Antropología Física (Am. J. Phys. Anthropol., 26: 67–77). Con la demarcación de objetivos de investigación como los sustentados en los estudios de Genovés se dio inicio en México por el interés de formar colecciones de esqueletos humanos de la época contemporánea.

Una investigación realizada por Menéndez y colaboradores (2011) ha demostrado que el modelo de regresión lineal construido por Del Angel y Cisneros en el 2004 es un modelo determinístico y no-probabilístico (los valores residuales son igual a cero) debido a que utilizaron los datos de las estaturas calculadas y no las reales o antropométricas. Tomando en cuenta que los modelos de regresión lineal son verificados mediante supuestos contrastados a partir de los residuos, los resultados que se obtienen a partir de las modificaciones propuestas por Del Angel y Cisneros (2004) pueden considerarse no válidas.

Adicionalmente, Menéndez y colaboradores (2011) mencionan que al asumir algún cambio en la composición de la talla de la población Mexicana en los últimos años, de igual manera al utilizar las tablas de Genovés (1967) pueden obtenerse resultados no deseables, particularmente en la gente de talla media y alta.

En una investigación recientemente presentada por Antinea Menéndez Garmendia como tesis de la Maestría en Antropología Física de la Línea de Especialización en Bioarqueología y Antropología Forense que coordina la Dra. Lourdes Márquez Morfín en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, se ha discutido la falta de colecciones esqueléticas humanas de la época contemporánea con estatura documentada, al mismo tiempo ha sido diseñada una metodología específica para la adquisición de mediciones osteométricas en cadáveres humanos.

Figura 2. Procedimientos técnicos para la medición de los huesos largos, (a) las regiones anatómicas, cortes y direcciones en articulaciones, (b) cortes y la dislocación de las estructuras disecados y (c) procedimiento de medición (Menéndez et al., 2014).

Figura 2. Procedimientos técnicos para la medición de los huesos largos, (a) las regiones anatómicas, cortes y direcciones en articulaciones, (b) cortes y la dislocación de las estructuras disecados y (c) procedimiento de medición (Menéndez et al., 2014).

Con todo lo anterior, en la tesis intitulada: ¿Por qué y para qué medir a alguien? Disertación y propuesta de fórmulas para estimar estatura en población mexicana, la Mtra. Menéndez Garmendia propone nuevas tablas para el cálculo de la estatura a partir de los huesos largos y cuya aplicación en el ámbito de la Antropología Forense puede considerarse un aporte de especial importancia; principalmente, debido al tratamiento estadístico riguroso que se ha dado a los datos y el esfuerzo para la adquisición de medidas que puedan ser utilizadas en casos de población mexicana contemporánea.

Tabla 1. Resultados del modelo regresión simple de los mínimos cuadrados para la estatura con húmero, fémur y tibia para femeninos y masculinos de población mexicana contemporánea. R=Coeficiente de correlación, p=significancia, R2=Coeficiente de determinación, F=Estadístico de Fisher, β0=constante, β1=coeficiente, SE(y)=errores estándar (Tomada de Menéndez, 2014).

Tabla 1. Resultados del modelo regresión simple de los mínimos cuadrados para la estatura con húmero, fémur y tibia para femeninos y masculinos de población mexicana contemporánea. R=Coeficiente de correlación, p=significancia, R2=Coeficiente de determinación, F=Estadístico de Fisher, β0=constante, β1=coeficiente, SE(y)=errores estándar (Tomada de Menéndez, 2014).

Las nuevas ecuaciones de regresión lineal para predecir estatura a partir de la medida de los huesos largos en población mexicana contemporánea pueden enunciarse de la siguiente manera:

Masculinos
Estatura= 51.6404 + 3.5756 (húmero) +/- 4.10 cm
Estatura= 58.5371 + 2.4211 (fémur)    +/- 4.51 cm
Estatura= 62.1694 + 2.7730 (tibia)       +/- 3.80 cm

Femeninos
Estatura= 29.2104 + 4.2294 (húmero) +/- 5.42 cm
Estatura= 25.7316 + 3.1379 (fémur)    +/- 4.77 cm
Estatura= 51.5941 + 3.0067 (tibia)       +/- 5.89 cm

REFERENCIA: Menéndez Garmendia, G. Antinea. ¿Por qué y para qué medir a alguien? Disertación y propuesta de fórmulas para estimar estatura en población mexicana. [Tesis]. México: Escuela Nacional de Antropología e Historia, 2014. México.

La tesis puede ser descargada dando clic aquí [PDF]

CITAS RELACIONADAS:

Del Angel, A. y Cisneros B.H. Technical note: Modification of regression equations used to estimate stature in Mesoamerican skeletal remains. American Journal of Physical Anthropology, 2004 125:264-265. [IR]

Genovés, S. Proportionality of the long bones and their relation to stature among Mesoamericans. American Journal of Physical Anthropology, 26 (1): 67-78. [IR]

Menéndez, A., Gómez-Valdés, J. y Sánchez-Mejorada, G. Comparación de ecuaciones de regresión lineal para estimar estatura en restos óseos humanos en población mexicana. Antropo, 2011 25:11-21. [IR]

Menéndez Garmendia, A., Gómez-Valdés, J. A., Hernández, F., Wesp, J. K. and Sánchez-Mejorada, G., Long Bone (Humerus, Femur, Tibia) Measuring Procedure in Cadavers. Journal of Forensic Sciences. 2014 59(5):1325-1329. [IR]

Análisis de funciones discriminantes para la evaluación de sexo en la mandíbula: muestra de la población mexicana contemporánea

Con el objetivo de generar metodologías antropológicas-forenses en población mexicana, se ha elaborado un nuevo estudio que permite evaluar el sexo en la mandíbula mediante funciones discriminantes; en el cual, se demuestra la importancia de la especificidad de las características morfológicas entre muestras al momento de aplicar funciones discriminantes.

En este trabajo Eliasib Alvarez Villanueva, de la Licenciatura en Antropología de la Universidad de Guadalajara y colaborador del Laboratorio, ha analizado dos muestras de individuos pertenecientes a la población mexicana de la época contemporánea; la primera pertenece a la Colección-UNAM del Laboratorio de Antropología Física del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México y la segunda al cementerio de la comunidad de Santa María Xigui, Alfajayucan, Hidalgo (Página de Facebook).

Figura 1. Proceso de obtención de muestras en el Panteón de Nuestro Señor San Isidro Labrador, Santa María Xigui, Hidalgo. Con la colaboración de las personas de la comunidad eran exhumadas las sepulturas. Los antropólogos realizaban, además de las labores de exhumación, entrevistas para la obtención de datos generales de los esqueletos. Los análisis osteológicos fueron realizados en un laboratorio de campo.

Figura 1. Proceso de obtención de medidas en el Panteón de Nuestro Señor San Isidro Labrador, Santa María Xigui, Hidalgo. Con la colaboración de las personas de la comunidad eran exhumadas las sepulturas. Los antropólogos realizaban, además de las labores de exhumación, entrevistas para la obtención de datos generales de los esqueletos. Los análisis osteológicos fueron realizados en un laboratorio de campo.

Los resultados obtenidos mostraron que en ambas series los hombres tienen mayores dimensiones mandibulares con excepción del ángulo mandibular; para esta variable las mujeres presentaron mayor ángulo. Con respecto al análisis de componentes principales (PCA1 y PCA2) es posible apreciar, que los individuos masculinos de Santa María Xigui se ubican, mayoritariamente, hacia los valores positivos de la PC1 y negativos de la PC2 caracterizados por poseer una mayor anchura bigoniaca y bicondílea, es decir, una mayor eversión de la parte posterior de las ramas mandibulares, así mismo, en estos sujetos el cuerpo mandibular es corto y la rama baja. Por su parte, las mujeres de Santa María Xigui, se separan del sexo masculino ubicándose hacia el centro de la primera componente principal (PC1) y hacia los valores negativos de la segunda (PC2), las cuales no presentan la amplitud en anchura de la parte posterior de la mandíbula, pero conservan los cambios relativos a la altura de la rama y longitud del cuerpo. Hacia los valores negativos de la PC1 y positivos de la PC2 se ubican, mayoritariamente, los casos femeninos de la Ciudad de México. Mismos que presentan un cambio en cuanto a la variación de la rama y del cuerpo, siendo estas de mayor altura y longitud. Adicionalmente, disminuye la anchura tanto bicondilar como entre los gonions. Por último, es posible apreciar que el sexo masculino de la Ciudad de México, prácticamente cubre la totalidad de la variación dada por los tres grupos antes mencionados, es decir, masculino y femenino de Xigui y femeninos de la Ciudad de México. Esto puede ser entendido, debido a que en este grupo existen individuos con alta variedad en tamaño sin que se involucren regiones mandibulares particulares, es decir, que no implica que sean de mayor tamaño en general, pero tampoco se observa la presencia de un cambio de tamaño regionalizado.

Figura 2. Gráfico de dispersión de las dos primeras componentes principales que representan la variación acumulada de las variables mandibulares originales. Variabilidad acumulada PC1=41.1% y PC2=17.6%. PC1 se comporta como un promedio ponderado de todas las variables originales pudiendo considerarse como reflejo de la variación dada por el tamaño en general, aunque las anchuras bocindilar, bigonial y la atura de la sínfgisis tienen una contribución mayor; mientras que la PC2 explica los cambios relacionados a la altura de la rama, la longitud del cuerpo y la anchura condilar. Círculo sólido color negro=Masculino México; Cuadrado sólido color rosa=Femenino México; Cuadrado sin relleno color azul=Masculino Xigui y Círculo sin relleno color morado=Femenino de Xigui.

Figura 2. Gráfico de dispersión de las dos primeras componentes principales que representan la variación acumulada de las variables mandibulares originales. Variabilidad acumulada PC1=41.1% y PC2=17.6%. PC1 se comporta como un promedio ponderado de todas las variables originales pudiendo considerarse como reflejo de la variación dada por el tamaño en general, aunque las anchuras bocindilar, bigonial y la atura de la sínfgisis tienen una contribución mayor; mientras que la PC2 explica los cambios relacionados a la altura de la rama, la longitud del cuerpo y la anchura condilar. Círculo sólido color negro=Masculino México; Cuadrado sólido color rosa=Femenino México; Cuadrado sin relleno color azul=Masculino Xigui y Círculo sin relleno color morado=Femenino de Xigui.

De igual forma se aplicó la prueba t– test de Relethford y Hodges con el objetivo de evaluar las diferencias en el grado de dimorfismo sexual, presentando la muestra de Xigui mayores diferencias, las cuales se caracterizaron por poseer mentones altos, largos y anchos así como mandíbulas más largas.

En consecuencia, se generaron cuatro ecuaciones discriminantes específicas para cada población (Tabla 1). Obteniendo porcentajes que van del 76.4% a 84% de asignación correcta para la Colección-UNAM, mientras para el caso de Xigui los porcentajes van del 79% al 84%.

La tesis representa un gran aporte en el proceso de identificación humana en contextos forenses.

Tabla 1. Se muestra el resultado de las 4 funciones discriminantes para la Colección-UNAM y Santa María Xigui. Se observa  el valor de las variables para cada una de las funciones, así como el punto de corte y su porcentaje de asignación correcta.

Tabla 1. Se muestra el resultado de las cuatro funciones discriminantes (F) para la Colección-UNAM y Santa María Xigui. Se observa el valor de las variables para cada una de las funciones, así como el punto de corte y su porcentaje de asignación correcta. Variables mandibulares: *HML= altura del cuerpo mamdibular, * **WRK = Anchura mínima de la rama, * **MRL= Anchura máxima de la rama, * **GNI= Altura de la sínfisis, MFA=Distancia entre el foramen mental con el tubérculo mentoniano, * **CDL= Anchura bicondilar, * **TML= Grosor del cuerpo mandibular, * **GOG= Anchura bigonial, GGN= Distancia directa de gonion a gnation, FBB= Distancia entre el foramen mental y el borde basal de la mandíbula, * **XRL=Altura máxima de la rama, * **MLT= Longitud mandibular. * Medidas incluidas en standards for data collection from human skeletal remains. ** Medidas incluidas en Forensic Anthropology Data Bank.

Entrada escrita por: Eliasib Álvarez Villanueva.

Referencia: Álvarez, Eliasib. Funciones discriminantes para la evaluación del sexo en la mandíbula: análisis de dos muestras pertenecientes a la población mexicana contemporánea (Ciudad de México y Santa María Xigui, Hidalgo). [Tesis]. México: Universidad de Guadalajara, 2014.

La tesis puede ser descargada dando clic aqui [PDF].

Clasificación de fracturas del anillo pélvico: aplicación a casos forenses

Báez-Molgado, S., Bartelink, E. J., Jellema, L. M., Spurlock, L. and Sholts, S. B. (2014), Classification of Pelvic Ring Fractures in Skeletonized Human Remains. Journal of Forensic Sciences (Early View).

JOFS BANNERLa nota técnica publicada en el Journal of Forensics Sciences Clasification of pelvic ring fractures in skeletonized human remainsintenta por primera vez proponer un protocolo que estandarice el estudio de las fracturas del anillo pélvico en restos óseos. Anteriormente la biomecánica y comportamiento de este tipo de lesiones por vehículo de motor (colisiones carro-carro y/o carro-peaton) solo se había estudiado desde las perspectiva clínica.

Se analizaron un total de 22 fracturas del anillo pélvico de dos colecciones osteológicas, la Colección-UNAM del Laboratorio de Antropología Física del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Hamman-Todd Collection del Cleveland Museum of Natural History. Ambas son colecciones de referencia de población moderna. En algunos de los casos la causa de muerte por vehículo de motor estaba documentada, cuando no se tuvo documentación que precisara el origen de la fractura, se infirió que la muerte ocurrió sobre un hecho similar debido a la similitud y el patrón característico de las lesiones observadas en los huesos que forman la cintura pélvica.

La estandarización de las fracturas pélvicas en restos óseos propone que se deben cumplir tres condiciones:

 1) Que la fractura del anillo pélvico pueda agruparse de acuerdo a la clasificación de estabilidad/inestabilidad de la cintura propuesta por Marvin Tile (1988) (Figura 1).

 2) Que se pueda inferir la reconstrucción biomecánica de la fractura de acuerdo al mecanismo de la lesión desarrollado por Young y Burgess (1987).

 3) Que las lesiones observadas presenten características de lesiones hechas sobre el hueso fresco y sea posible diferenciarlas de los daños postmortem. Este hecho es fundamental para tener un correcto diagnóstico y poder relacionar las fracturas con la causa y modo de muerte. Debido a que la estructura de las cintura pélvica involucra más hueso trabecular que cortical, la característica de la lesión sobre el hueso trabecular “fresco” facilito el análisis/diagnóstico de las fracturas con intervalo perimortem (Figura 2).

El conjunto de estas tres circunstancias permite un correcto estudio en este tipo de lesiones. La muestra que se utilizó abarcó desde las fracturas mas simples, Tile tipo “A” hasta las mas complejas Tile tipo “C”, las cuales presentaron características consistentes con las fracturas ocasionadas por accidentes con vehículo de motor donde no solo se involucra la cintura pélvica sino otros elementos óseos especialmente cuando son colisiones carro-peatón.

Figura 1.- El caso UNAM-FAC.MED-110 se observó una fractura del anillo pélvico de Tile tipo B (con estabilidad vertical e inestabilidad rotacional), se afectó en la parte posterior el complejo sacro iliaco izquierdo y en la parte anterior izquierda de la sínfisis. Tal vez una fuerza de compresión lateral e ipsilateral fue la que ocasionó esta lesión.  Figura 2.- El sacro que generalmente involucra las fracturas del anillo pélvico  se compone principalmente de hueso trabecular.  En la figura se observa una fractura incompleta posiblemente ocasionada por una colisión carro-peatón.  La fuerza al momento del impacto originó grietas, astillas, doblez tipo bisagra y fragmentos unidos al hueso, todas ellas lesiones características que se forman cuando el hueso aun conserva las propiedades de tejido vivo.

Figura 1.- El caso UNAM-FAC.MED-110 se observó una fractura del anillo pélvico de Tile tipo B (con estabilidad vertical e inestabilidad rotacional), se afectó en la parte posterior el complejo sacro iliaco izquierdo y en la parte anterior izquierda de la sínfisis. Tal vez una fuerza de compresión lateral e ipsilateral fue la que ocasionó esta lesión.
Figura 2.- El sacro que generalmente involucra las fracturas del anillo pélvico se compone principalmente de hueso trabecular. En la figura se observa una fractura incompleta posiblemente ocasionada por una colisión carro-peatón. La fuerza al momento del impacto originó grietas, astillas, doblez tipo bisagra y fragmentos unidos al hueso, todas ellas lesiones características que se forman cuando el hueso aun conserva las propiedades de tejido vivo.

Los ejemplos y las descripciones presentados en este artículo pueden observarse con mayor detalle en la meta base de datos www.forost.org

Por: Socorro Báez, Department of Anthropology, Texas State University, San Marcos, TX.

Actividades académicas próximas:

El Laboratorio de Antropología Física de la Facultad de Medicina de la UNAM próximamente estará en: XIX Reunión Nacional de Morfología de la Sociedad Mexicana de Anatomía celebrada en la Facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla del 5 al 8 de octubre de 2011.

PROGRAMA COMPUTACIONAL ForCalc PARA IDENTIFICACIÓN HUMANA. Menéndez A, Flores I, Salinas A, Sánchez-Mejorada G, Gómez-Valdés J. [ir]

PATRONES DE DIMORFISMO SEXUAL CRÁNEOFACIAL Gómez-Valdés J, Menéndez A, Alvarado A, Camarillo O, Karam C, Sánchez-Mejorada G. [ir]

DIFERENCIAS SEXUALES EN LA ESCÁPULA DE POBLACION MEXICANA CONTEMPORANEA. UN ESTUDIO DE ANTROPOLOGÍA FORENSE. Torres Ramírez G, Gómez-Valdez J, Sánchez-Mejorada G. [ir]

MODELO TRIDIMENSIONAL PARA LA RECONSTRUCCIÓN FACIAL A PARTIR DE TOMOGRAFÍAS COMPUTARIZADAS DEL CRÁNEO Sánchez-Mejorada G, Aizpuru R, Flores I, Menéndez A, Gómez-Valdés J. [ir]

Curso ADN antiguo y sus aplicaciones

Curso ADN antiguo ENAH

La Escuela Nacional de Antropología e Historia invita al CURSO:
“ADN antiguo y sus aplicaciones
Impartido por la Dra. Cristina Valdiosera. Centre of GeoGenetics. Natural History Museum of Denmark. University of Copenhagen. 12 al 15 de diciembre de 2011. (10 a 14 horas Auditorio Piña Chan) Informes: labgm_enah@yahoo.com.mx

Los restos antiguos de dos criaturas parecidas a los humanos y que fueron encontradas en el sur de África pueden cambiar el punto de vista de nuestros orígenes. Chris Stringer.

Australopithecus sediba: A New Species of Homo-Like Australopith from South Africa

Lee R. Berger, Darryl J. de Ruiter, Steven E. Churchill, Peter Schmid, Kristian J. Carlson, Paul H. G. M. Dirks and Job M. Kibii.

Author Affiliations: 1Institute for Human Evolution, University of the Witwatersrand, Private Bag 3, Wits 2050, South Africa. 2School of Geosciences, University of the Witwatersrand, Private Bag 3, Wits 2050, South Africa3Department of Anthropology, Texas A&M University, College Station, TX 77843, USA. 4Department of Evolutionary Anthropology, Box 90383, Duke University, Durham, NC 27708, USA. 5Anthropological Institute and Museum, University of Zürich, Winterthurerstrasse 190, CH-8057 Zürich, Switzerland. 6Department of Anthropology, Indiana University, Bloomington, IN 47405, USA. 7School of Earth and Environmental Sciences, James Cook University, Townsville, Queensland 4811, Australia.

Abstract

Despite a rich African Plio-Pleistocene hominin fossil record, the ancestry of Homo and its relation to earlier australopithecines remain unresolved. Here we report on two partial skeletons with an age ofAustralopithecus sediba 1.95 to 1.78 million years. The fossils were encased in cave deposits at the Malapa site in South Africa. The skeletons were found close together and are directly associated with craniodental remains. Together they represent a new species of Australopithecus that is probably descended from Australopithecus africanus. Combined craniodental and postcranial evidence demonstrates that this new species shares more derived features with early Homo than any other australopith species and thus might help reveal the ancestor of that genus. Science 328 (5975): 195-204.

Australopithecus sediba Hand Demonstrates Mosaic Evolution of Locomotor and Manipulative Abilities
Tracy L. Kivell, Job M. Kibii, Steven E. Churchill, Peter Schmid and Lee R. Berger
Science 9 September 2011: 1411-1417
.Australopithecus sediba at 1.977 Ma and Implications for the Origins of the Genus Homo
Robyn Pickering, Paul H. G. M. Dirks, Zubair Jinnah, Darryl J. de Ruiter, Steven E. Churchill, Andy I. R. Herries, Jon D. Woodhead,John C. Hellstrom, and Lee R. Berger
Science 9 September 2011: 1421-1423.
The Foot and Ankle of Australopithecus sediba
Bernhard Zipfel, Jeremy M. DeSilva, Robert S. Kidd, Kristian J. Carlson, Steven E. Churchill, and Lee R. Berger
Science 9 September 2011: 1417-1420.
A Partial Pelvis of Australopithecus sediba
Job M. Kibii, Steven E. Churchill, Peter Schmid, Kristian J. Carlson, Nichelle D. Reed, Darryl J. de Ruiter, and Lee R. Berger
Science 9 September 2011: 1407-1411.
The Endocast of MH1, Australopithecus sediba
Kristian J. Carlson, Dietrich Stout, Tea Jashashvili, Darryl J. de Ruiter, Paul Tafforeau, Keely Carlson, and Lee R. Berger
Science 9 September 2011: 1402-1407.