Recalibración de las ecuaciones de Klales et al. (2012) para la población mexicana contemporánea

Con la intención de contar con metodologías que puedan ser aplicadas para la identificación humana en población mexicana contemporánea; un grupo de investigadores del Laboratorio de Osteología de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, la UNAM y de la Universidad de Mercyhurst en Estados Unidos de Norteamérica, así como también del Equipo Peruano de Antropología Forense realizaron un nuevo estudio sobre la estimación del sexo utilizando rasgos no-métricos (visuales) del hueso púbico.

En los años sesentas del siglo pasado Phenice, T.W. (1969) realizó la descripción de una serie de caracteres (arco ventral, concavidad subpúbica y aspecto medial de la rama isquiopúbica) del pubis; mismos que han permitido con alta precisión estimar el sexo a partir del estudio de restos óseos humanos. Por otra parte, en fechas recientes Alexandra Klales (Klales et al., 2012) estableció una escala de medición ordenando los grados de expresión de cada uno de los rasgos de Phenice (1969) y calculó una ecuación con base al análisis de regresión logística.

pheniceFigura 1. Representación de los tres caracteres descritos por Phenice (1969) para sexar el pubis.

Al aplicar dicha ecuación a dos series esqueléticas de sexo conocido y que pertenecen a la población mexicana contemporánea, fue posible apreciar que sistemáticamente el 100% de las mujeres eran clasificadas como pertenecientes a su sexo, mientas que un porcentaje elevado de hombres fallaron en la clasificación del sexo. Lo anterior, sin importar que procedieran de la Ciudad de México o de Santa María Xigui en Alfajayucan, Hidalgo.

klales-bien

Figura 2. Representación hipotética del sesgo del punto de corte dado por especificad poblacional. Un porcentaje considerable de los individuos masculinos de la población de Xigui y de la Ciudad de México (Colección-UNAM) se encuentran dentro de la distribución de los femeninos de la Colección Hamann-Todd.

Con todo lo anterior, en la investigación que fue recientemente publicada en la prestigiosa revista American Journal of Physical Anthropology fue posible aplicar diversos análisis estadísticos para re-calibrar la ecuación original elevando la clasificación correcta del sexo en población mexicana contemporánea.

La relevancia de esta propuesta metodológica radica en el diagnóstico visual presenta bajo error intra e interobservador, para su aplicación no se requieren prolongados entrenamientos del personal y no es necesario utilizar instrumentales costosos.

REFERENCIAS

Phenice, T. W. (1969) A newly developed visual method of sexing the os pubis. Am. J. Phys. Anthropol., 30: 297–301.

Klales, A. R., Ousley, S. D. and Vollner, J. M. (2012) A revised method of sexing the human innominate using Phenice’s nonmetric traits and statistical methods. Am. J. Phys. Anthropol., 149: 104–114.

Gómez-Valdés JA, Garmendia AM, García-Barzola L, Sánchez-Mejorada G, Karam C, Baraybar JP, and Klales A. Recalibration of the Klales et al. (2012) method of sexing the human innominate for Mexican populations. Am J Phys Anthropol. 2017;00:1–5.

(Full article: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ajpa.23157/full)

 

Las vías de señalización del gen FGFR1 están asociadas con la magnitud en la integración morfológica de la cabeza humana

Hünemeier, T., Gómez-Valdés, J., De Azevedo, S., Quinto-Sánchez, M., Passaglia, L., Salzano, F. M., Sánchez-Mejorada, G., Alonzo, V. A., Martínez-Abadías, N., Bortolini, M.-C. and González-José, R. (2014), FGFR1 signaling is associated with the magnitude of morphological integration in human head shape. Am. J. Hum. Biol 26(2): 164–175.

Con la intención de probar si un polimorfismo genético puede estar asociado con los patrones de variación/covariación de la cabeza, un grupo de investigadores latinoamericanos y españoles realizaron un estudio donde se evalúa, mediante el análisis de morfometría geométrica tres-dimensional, el rol que tiene la mutación rs4647905:G>C del gen FGFR1 en el patrón y el nivel de integración de la cabeza en personas que no padecen ningún tipo de afectación patológica.
En el trabajo se han obtenido resultados que muestran que los individuos portadores del alelo derivado del rs4647905:G>C presentan mayores niveles de integración morfológica de la cabeza, especialmente en las estructuras faciales y en el espacio de la forma que se elimina explícitamente la parte modular de la covariación.
Este trabajo pionero, y que ha sido publicado en la revista American Journal of Human Biology, ha dejado la puerta abierta para el desarrollo de trabajos posteriores que permitan entender no solo los cambios que ocurren en el tamaño y la forma debido a la presencia de una mutación, sino estudiar desde una aproximación más refinada, los patrones de integración, modularidad, canalización y estabilidad en el desarrollo de fenotipos complejos; procesos en los cuales la evolución ha jugado un papel fundamental.

HUNEMEIER ET AL 2013 FIGURE FGFR1

Diagramas de dispersión de la regresión de mínimos cuadrados (PLS) de las matrices de variación de la forma de la cara y del neurocráneo. Cada genotipo CC, GC y GG se identifican con elipses al 90% de confianza. Los polígonos representan los cambios del módulo facial (parte superior) y del neurocráneo (parte inferior) y que se encuentran asociados a los desplazamientos a través de las PLS. Adicionalmente se ilustran los Morphs superficiales que representan los cambios en la forma de la cabeza (en vista frontal y superior) relacionadas a los cambios que ocurren al modelar linealmente la covarianza entre los módulos craneales (AJHB).

La diversificación cultural puede acelerar la evolución en los humanos

Padre e hijo en la ceremonia de wai'a en la aldea Xavante de Etéñitepa. En ella los hombres tratan de ponerse en contacto y recibir la protección de los poderes espirituales. Imagen cortesía de Nancy Flores M., Hunter College, Universidad de Nueva York, proporcionada por el Dr. Francisco M. Salzano.

Los cambios en la estructura social y las distintas prácticas culturales pueden impulsar la evolución biológica en las poblaciones humanas, es la hipótesis central de un trabajo internacional que se publica en la edición del 19 de diciembre de 2011 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Tabita Hünemeier y sus colaboradores compararon el parentesco genético, datos geográficos, características climáticas y cualidades físicas de la cabeza de más de 1200 sujetos de los grupos indígenas xavante, kayapó, baniwa, ticuna, kaingang e yanomama, de la Amazonia de Brasil.

El análisis mostró que el grupo xavante se ha diferenciado de los demás por poseer cabezas alargadas, caras altas y estrechas y narices más anchas. Pero el punto más importante, es que estos rasgos evolucionaron de forma rápida; alrededor de 3.8 veces más acelerada que su pueblo hermano, los kayapó, de los que se separaron hace aproximadamente 1500 años atrás.

Árbol neighbor-joining obtenido posterior al cálculo de la matriz de distancias Fst del ADNmt (HVS-1) y los principales resultados de genética cuantitativa. Las líneas rojas indican el clado de la lengua Jê. Los números en cursiva en cada rama indican el ritmo de los cambios morfológicos (mP). Los números entre paréntesis corresponden a los valores de correlación entre los vectores de la dirección del cambio evolutivo (Δz) y las líneas de mínima resistencia evolutiva (LLERs) fenotípica (Pmax) y genética (Gmax), respectivamente. Las correlaciones significativas se muestran en negritas. Los números en los nodos representan el etiquetado arbitrario utilizado para presentar los resultados. OTO se refiere a los otomíes de México que fueron incluidos como grupo control o referencia fuera de rango.

De esta manera se entiende que, bajo ciertas condicionantes, algunos fenotipos también pueden evolucionar rápidamente como respuesta a procesos mediados por la cultura, y en este estudio, se ha comprobado que dicha divergencia fenotípica fue independiente a adaptaciones climáticas y a la separación geográfica de los xavante con respecto a las otras cinco poblaciones. Sin embargo, el aislamiento cultural y la selección sexual de esta tribu podrían representar un factor importante en la evolución de las cualidades físicas de la cabeza. Por ejemplo, en una publicación anterior, se observó que en una aldea xavante la cuarta parte de la población eran hijos de un solo jefe que tenía cinco esposas. De ahí que la selección sexual favorezca a los sujetos mejor posicionados socialmente. Por lo cual, se podría entender que una combinación de la cultura mediada por el aislamiento geográfico, además, de la selección sexual podrían ser de las fuerzas que explican el ritmo acelerado de dicho cambio fenotípico.

Con todo lo anterior, la principal conclusión a la que se ha podido llegar en este trabajo sostiene que la co-evolución genético-cultural podría ser el modo dominante de la evolución humana moderna, es decir, el ambiente cultural es más importante y determinante que el medio ambiente natural en la evolución de las poblaciones humanas modernas.

El modelo bio-cultural de la evolución humana representa un paradigma con gran cantidad de allegados en la antropología moderna, no obstante, son escasos los ejemplos de poblaciones humanas donde es factible evaluar dicha interacción, su magnitud y el ritmo que sigue.

Para finalizar, se puede decir que este trabajo es una oda dedicada al profesor Francisco Mauro Salzano quien desde los años setentas recabó importantes bases de datos con una visión holística sobre la genética antropológica de las poblaciones indígenas de América.

Hünemeier T, Gómez-Valdés J, Ballesteros-Romero M, de Azevedo S, Martínez-Abadías N, Esparza M, Sjøvold T, Bonatto S, Salzano F, Bortolini M y González-José R. (2012) “Cultural diversification promotes rapid phenotypic evolution in Xavánte Indians”. Proceedings of the National Academy of Sciences, 109 (1):73-77.